¿Por qué deberíamos considerar seriamente el cambio climático cuando pensamos en nuestro futuro? 5 mitos y verdades

Por Marco Billi

Publicado originalmente por: Fanzine #BIGDATA

El pasado lunes 28 de Febrero se publica el nuevo reporte del Panel Intergubernamental de Cambio Climático, “Climate Change 2022: Impacts, Adaptation and Vulnerability”1, que se suma al publicado a fines del año pasado por la misma institución2 al relatarnos los significativos riesgos que enfrentamos a causa de este fenómeno y la necesidad de actuar.

Últimamente, parece que nos sobran las razones para estar preocupados por el futuro. Un año despertamos con un Chile que se levanta, se revoluciona, reclama una nueva Constitución (con todas las esperanzas y las inquietudes que eso acarrea), y apenas al otro estamos todos encerrados en la casa por una pandemia de dimensiones nunca jamás vistas, y cuando esta parece decaer, el espectro de la Guerra Fría vuelve a subir su cabeza cuando lo creíamos una reliquia del pasado. Todo esto mientras lidiamos día a día con una sociedad precaria, con el riesgo del desempleo, con las desigualdades, las violencias, y con los problemas cotidianos que todos tenemos que gestionar. En este contexto, es fácil olvidarse de algo tan aparentemente lejano y obscuro como el cambio climático. Cierto, Chile parece estar cada vez más seco, ¿pero es sequía o saqueo lo que lo sacude? (ambas cosas, vamos a descubrir). Y aunque el cambio climático esté ocurriendo, ¿por qué debería preocuparnos más que todos los otros problemas y cambios?

Las preguntas son legítimas, pero los expertos son inequívocos: el cambio climático es el mayor riesgo que enfrentamos en este nuevo siglo. Hay varias razones para aquello, y si Uds. tienen el gusto y las ganas de acompañarme en estas líneas, les conduciré a través de la evidencia que nos muestra porqué deberíamos considerar seriamente el cambio climático cuando pensamos en nuestro futuro, y el futuro de nuestro país. Y porqué la necesidad de hacerse cargo del fenómeno debiese quedar consagrada en el nuevo texto constitucional que en estos mismos días se está votando3.

Mito: el cambio climático no existe, solo se trata de variaciones naturales y pasajeras

Pese a décadas de estudios y miles de páginas publicadas, sigue habiendo quienes desmienten la existencia del cambio climático, algunos de ellos tan prestigiosos y poderosos cuanto peligrosos en sus afirmaciones. A ellos, es bueno recordarles que la evidencia al respecto es inequívoca: la creciente concentración en la atmósfera de sustancias (llamadas ‘gases efecto invernadero’) que hacen que esta retenga más el calor solar, y así se vaya calentando de a poco, como un invernadero. Estas sustancias derivan en su mayoría de actividades humanas como la quema de combustibles y carburantes, actividades industriales, agricultura y ganadería, así como la tala de forestas o pérdida de glaciares y ecosistemas.

Verdad: el cambio climático se combina con otros factores al generar los riesgos e impactos que observamos

Los efectos más visibles del cambio climático son el aumento de temperaturas, la variación en la cantidad de lluvias y las estaciones, y el incremento en la frecuencia de eventos extremos como sequías, olas de calor, e inundaciones. El cambio climático no es el único fenómeno que contribuye a estos efectos, sino que este se suma a variaciones periódicas naturales (la más conocida para nosotros es El Niño, que alterna periodos cálidos y lluviosos y otros fríos y secos). Además, cuando construimos ciudades y edificios, intervenimos el paisaje y cortamos la vegetación (especialmente el bosque nativo), también modificamos el clima y reducimos la capacidad de la naturaleza de regularse a sí misma.

Mito: si no actuamos ahora, el cambio climático generará cataclismos capaces de destruir la especie humana e incluso el planeta

Estamos acostumbrados a ver en las películas de Hollywood catástrofes naturales de proporciones épicas: olas más altas que rascacielos, asteroides que impactan la tierra (¡o incluso la caída de la misma luna!), el planeta que se vuelve un desierto, la civilización humana reducida a pocos individuos barbarizados. El cambio climático no es tan grandioso ni tan súbito, su acción es más lenta y gradual, pero no por eso sus consecuencias no son serias, ni lejanas en el futuro. Al contrario, el cambio climático ya está aquí: la Tierra ya presenta una temperatura promedio de más de 1° superior a aquella que solíamos tener antes de la Revolución Industrial, 1° parece poco, pero es suficiente para cambiar las estaciones, modificar corrientes oceánicas y atmosféricas, mutar los ecosistemas y con eso, crear efectos en cadena que, por ejemplo, generan la megasequía que hace más de 10 años experimenta el Chile central.

Verdad: más de la mitad de las personas y ecosistemas naturales del planeta están severamente amenazados por el cambio climático

Los efectos del cambio climático ya son visibles, habiendo llevado a la pérdida o degradación de ecosistemas, aumento en la mortalidad y morbilidad de las personas, insatisfacción de necesidades básicas, y pérdidas y daños a activos económicos, viviendas, infraestructuras y otros bienes. Si bien el cambio climático no es el único responsable de estos impactos, hoy podemos afirmar que es una de las causas más significativas de su aumento y se observa en todos los continentes y territorios del planeta.

Mito: ya es muy tarde para enfrentar el cambio climático, no hay mucho que podamos hacer a este punto

Se trata de un pariente cercano del mito anterior, este se refugia en el derrotismo para justificar la falta de acción. Aunque el cambio climático ya está ocurriendo, hay mucho que podemos hacer. Por un lado, podemos ‘mitigar’ su magnitud, reduciendo las emisiones de gases efecto invernadero y así limitar el calentamiento global y con eso los riesgos que deberemos enfrentar. Por el otro, podemos prepararnos para esos riesgos, adaptando nuestras comunidades, sistemas productivos e incluso ecosistemas a sus efectos reduciendo el impacto que sufrirán.

Verdad: cuanto más esperamos para poner en acto medidas efectivas, más difícil y costoso será actuar

El cambio climático está acelerando y se estima que los riesgos futuros aumentarán exponencialmente. Cuanto más marcado sea el calentamiento global que experimentamos, y particularmente tras superar el umbral de 1.5-2°C sobre la era pre-industrial, cuanto más nos demoremos, cuanto más rápida e intensamente debamos actuar, más grandes serán los riesgos e impactos que sufriremos. Arriba de ciertos umbrales, algunos impactos se volverán inevitables y potencialmente irreversibles.

Mito: la innovación tecnológica pronto hará que el cambio climático y los problemas que causa desaparezcan, es solo cuestión de tiempo

Estamos acostumbrados a tener fe en el progreso y en la técnica. Incluso ahora, no son pocos los magnates que han abrazado la idea de frenar el cambio climático por medio de grandes obras de ingeniería. Algunas de estas son inactuables con la tecnología existente, o demasiado peligrosas. En otros casos no está claro el grado de efectividad que podrán tener. En ciertos casos, las que parecen soluciones en el corto plazo pueden revelarse trampas en el largo, o pueden conducir a perpetuar o incrementar desigualdades.

Verdad: existen caminos viables para enfrentar el cambio climático, pero requieren enfoques transformativos

La tecnología es un elemento clave en enfrentar el cambio climático, pero no es suficiente. En muchos casos es necesario transformar de forma significativa diversas esferas de la sociedad, como nuestros sistemas productivos, hábitos de consumo, de habitar y de transporte, el diseño de nuestras ciudades, así como nuestra relación con la naturaleza. Sin duda, la educación y la cultura, así como buenas leyes e instituciones, serán elementos clave de la solución.

Mito: hacerse cargo del cambio climático requiere sacrificar desarrollo económico y bienestar, hay que elegir entre el uno y el otro

Este es un mito que el cambio climático comparte con el desarrollo sostenible en general, y en realidad es un doble mito: por un lado, nos lleva a creer que no puede haber una forma de hacer compatible prosperidad y sostenibilidad, y de esa forma, crea una falsa oposición entre enfrentar el cambio climático y hacerse cargo de necesidades sociales y de la pobreza. Por el otro, asume que sin sostenibilidad el desarrollo sigue siendo posible. En realidad, si no hacemos nada para el cambio climático, este terminará coartando más pronto que tarde nuestra economía y nuestro bienestar, y los más dañados será justamente los grupos más pobres y más marginados, incluyendo las mujeres, pueblos originarios, y adultos mayores.

Verdad: perseguir una sociedad neutral y resiliente al clima abre oportunidades para lograr un desarrollo más justo y sostenible para todos y todas

Las acciones y transformaciones requeridas para enfrentar el cambio climático tienen sinergias importantes con aquellas necesarias para conservar la naturaleza, superar la pobreza, reducir desigualdades, mejorar ciudades, viviendas y servicios, y en general promover una sociedad mejor para todos y todas. Estas oportunidades se capturarán de manera más efectivas generando procesos inclusivos que fomenten la equidad de género y liderazgo de las mujeres, la inclusión de los pueblos originarios y sus conocimientos, y el foco interseccional en comunidades y grupos vulnerables.

En conclusión

Considerando todo lo previo, necesitamos hoy asignar al cambio climático un rol más significativo en la forma en que planificamos la sociedad del futuro. Necesitamos promover la acción climática y esta acción debe ser justa, debe ser proactiva, eficiente, participativa y adaptada a las características de los distintos territorios que componen nuestro país. Para que esto sea posible, no podemos perder la oportunidad de colocar hoy el cambio climático en el nuevo texto constitucional que se está escribiendo. Solo así, podremos asegurar en las próximas décadas un marco institucional a la altura de los desafíos que se nos presentarán, y solo así podremos avanzar hacia una sociedad más justa, sostenible, equitativa e inclusiva, para todos y todas. Para que este sueño sea posible, es fundamental hacer escuchar nuestra voz y exigir a la convención constitucional que respete el compromiso que tomó en Octubre del año pasado de escribir una Constitución que genuinamente reconozca y se haga cargo de la crisis climática y ecológica que vivimos.

Desde el Centro de Ciencia del Clima y la Resiliencia (CR)2, centro de estudios de la Universidad de Chile especializado en estas materias, se han avanzado propuestas concretas para un texto constitucional que recoja de manera robusta e integral este desafío, incluyendo la definición de principios, derechos, deberes, instrumentos de gestión e instituciones dedicadas4. Varias de estas propuestas han sido recogidas al interior del debate constitucional y parte de aquello fue votado el pasado viernes 4 de marzo como el primer artículo ambiental de la nueva Constitución, aunque lo demás sigue en debate. Existe una fuerte resistencia a incorporar estas materias en el texto, guiada en parte por el mito que el cambio climático sea un fenómeno pasajero, o que puede solucionarse de forma tecnológica sin requerir cambios institucionales, o que está en contraste con perseguir crecimiento económico y bienestar social, mitos que busqué derribar en las líneas anteriores. Si también creen que Chile necesita una constitución que seriamente se haga cargo del cambio climático en el futuro del país, hagan escuchar su voz para que la Convención de la justa prioridad y espacio a estas materias, para que el cambio climático no sea un riesgo sino una oportunidad para avanzar en un país más justo, resiliente y sostenible.

https://www.ipcc.ch/report/ar6/wg2/

https://www.ipcc.ch/report/ar6/wg1/

3 Para una síntesis de la situación actual de Chile: https://unfccc.int/sites/default/files/resource/4NC_Chile_Spanish.pdf

4 Pueden acceder a estas propuestas y a la evidencia que las respalda desde el portal: https://www.cr2.cl/gobernanza-elementos/

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s